El Castro del Cincho de Yuso

Cerca de Santillana del Mar en la localidad costera del Yuso, se encuentra un yacimiento arqueológico prerromano conocido como Castro del Cincho…

El Castro del Cincho. Foto Esperanza Martín

Si miramos hacia la Colegiata y desviamos nuestra mirada a la derecha vemos a lo lejos un monte no muy pronunciado con una gran explanada en su cumbre… El Castro del Cincho se encuentra en una altura privilegiada, donde se domina la costa por un lado y por el otro la cuenca baja del río Besaya.

Santillana del Mar y sus alrededores han sido desde la época del hierro, un lugar privilegiado para los asentamientos humanos, gracias a su posición cerca de la costa, en un lugar fértil, con el río Besaya a pocos kilómetros de distancia.

El hallazgo del Castro se remonta al verano del 2014 cuando los arqueólogos Javier Marcos Martínez y Lino Mantecón Callejo, descubren en la altura del Cincho los restos de una muralla de la época del Hierro, y las evidencias de un asentamiento de una población indígena cántabra.


Desde Santillana EsCultura hemos querido preguntar directamente a los arqueólogos que han hecho este descubrimiento para conocer de primera mano, cual es el estado de las excavaciones y que perspectivas futuras hay para que este importantísimo hallazgo se pueda convertir en un yacimiento arqueológico visitable, y ampliar así la oferta cultural de Santillana y de su municipio.


¿Como llegáis a descubrir el yacimiento de El Cincho?
El castro prerromano de El Cincho se identificó en el año 2014, gracias a la recuperación de un topónimo en desuso referido a la cima del monte (“Cincho” = cingulum en latín, cinturón). En un libro escrito por el párroco del pueblo de Tagle se recogía ese nombre. Los lugares asociados a este topónimo se relacionan con emplazamientos defensivos: castillos, campamentos, castros, otros. Tras una labor de exploración del terreno y el manejo de fotografía aérea se pudo certificar la conservación de un asentamiento de grandes dimensiones perteneciente a la Edad del Hierro (popularmente de la época de los cántabros), situado en la cima de dicho monte y muy próximo a la costa.

Gabriel García de Tuñón y Jaime Merino Albert


¿Cuál es el estado actual después de las varias campañas arqueológicas?
Hasta la fecha, el proyecto de investigación lleva seis campañas arqueológicas ininterrumpidas. La intervención ha sido desarrollada por un equipo multidisciplinar, en su mayor parte de compromiso altruista; junto con la realización de cinco campos internacionales de trabajo juvenil celebrados durante los veranos y una exposición temporal (“Donde habitaron los cántabros”) en la Casa del Águila y la Parra (Santillana del Mar), en el año 2017. Tras más de un lustro de trabajos de exploración, con una elevada parquedad de medios, hemos logrado desentrañar un asentamiento castreño, con antecedentes de presencia humana muy anteriores (industria lítica del Paleolítico Arcaico, Edad del Bronce), con un complejo sistema de murallas con distintas fases constructivas. Estamos ante un lugar neurálgico por su posición geoestratégica (un castro de castro, oppidum), con evidencias de habitación en la protohistoria, con hallazgos inusuales de armamento de la época, como es la anilla de un escudo de combate, el registro de actividades productivas; e incluso, restos óseos humanos en el interior de una cueva en la cumbre del castro. Se ha logrado presentar una lectura del paisaje mediante estudios paleoclimáticos, que nos ilustran el proceso de descenso del poblamiento hacia el fondo del valle, con la instalación de la villa de Planes en tiempos romanos y la fundación del monasterio de Santa Juliana en la Alta Edad Media. Tenemos el lujo de realizar un viaje en el tiempo por la historia de la humanidad, sin salir de los límites geográficos del municipio de Santillana del Mar.


¿ Está claro que nos encontramos delante de un sitio de gran importancia para el patrimonio de Santillana, que se ha hecho para valorizar este bien hasta la fecha?
El proceso de investigación se ha desarrollado con medios precarios y sin contar con un equipo estable y con apoyos predeterminados. Aun así, hemos obtenidos fructíferos hallazgos y registros del asentamiento arqueológico.
Sin embargo, el elevado valor cultural y socioeconómico del enclave no ha sido reconocido por las distintas administraciones implicadas (a pesar de haber sido anunciado en varias ocasiones en páginas oficiales). Hasta la fecha no es posible la visita al castro y es inexistente una mínima cartelería informativa. El castro no está señalizado. La posición de la administración no puede ser el no hacer nada. Cantabria (a pesar de poseer esa denominación que remite a tiempos remotos) no tiene ningún castro visitable. El Cincho se encuentra a menos de un kilómetro de la villa medieval y de Edad Moderna de Santillana. Asistimos a una dilapidación de un recurso cultural que sin duda reforzaría el atractivo turístico del bajo Besaya.


¿Una demanda personal porqué estudiasteis Arqueología?
Tras el curso de los estudios universitarios hace ya muchos años, el desarrollo de la arqueología profesional ha llegado a ser nuestro medio de ganarnos la vida o nuestro salario. Desde esta óptica (muy distinto al mundo académico o a la investigación institucional) desde el ejercicio libre de la profesión hemos tenido una larga experiencia de trabajo de campo. Asociado indefectiblemente a la vertiente empresarial, experimentamos con el contacto directo de hallazgos arqueológicos, con exploraciones en lo arcaico y con el tacto inmediato de las huellas de nuestros antecesores. “He visto cosas que vosotros no creeríais” decía el replicante de Blade Runner, quizás seamos algo parecido, pero desde el ámbito de la arqueología.

8 comentarios sobre “El Castro del Cincho de Yuso

  1. Si encuentro un pero a este artículo, sería lo mínimo el poner el nombre de los arqueólogos que llevan el proyecto: Lino Mantecón y Javier Marcos. Su labor es maravillosa y el estudio está siendo un trabajo que merece la pena seguir y observar. Y lo digo de primera mano, que soy uno de los voluntarios que ha estado en el proyecto

    Me gusta

      1. Hola Gonzalo,
        como has visto tu mismo la entrevista la hacemos a los dos y los citamos nada mas empezar: “El hallazgo del Castro se remonta al verano del 2014 cuando los arqueólogos Javier Marcos Martínez y Lino Mantecón Callejo, descubren en la altura del Cincho los restos de una muralla de la época del Hierro, y las evidencias de un asentamiento de una población indígena cántabra.”

        Me gusta

    1. Hola Gonzalo,
      como has visto tu mismo la entrevista la hacemos a los dos y los citamos nada mas empezar: “El hallazgo del Castro se remonta al verano del 2014 cuando los arqueólogos Javier Marcos Martínez y Lino Mantecón Callejo, descubren en la altura del Cincho los restos de una muralla de la época del Hierro, y las evidencias de un asentamiento de una población indígena cántabra.”

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: